DSCF0195 1024x768 - Brownie rosa

Brownie rosa

¿Os ha pasado alguna vez despertaros sabiendo que os vais a inventar una receta, de ésas que van a quedar bien apuntadas para repetirlas muchas y muchas veces en el futuro? ¿Que probablemente vuestros descendientes copien para que los descendientes de vuestros descendientes perpetúen en el tiempo?

Pues eso me pasó a mí con este pastelito tipo brownie de color rosa. Lo llamo brownie por la textura algo húmeda del pastel, porque de sabor se parece tanto como un huevo a una castaña. Aunque, si me dais a elegir, me quedo con mi pastelito rosa, por supuesto. No lleva azúcar (yeah!), se hace rapidísimo (yeah!); sirve de merienda, desayuno, postre o tentempié (yeah!), es súper integral, súper saludable y vegano (yeah!). Si queréis quedar como reinas (bueno, como reinas no, que soy republicana hasta la médula), lo servís como postre recién hecho acompañado con una bola de helado de vainilla y el mundo entero caerá rendido a vuestros pies.

Pero lo que más me enloquece de este pastelito son las especias que se mezclan en cada bocado, mmmm. De modo que esta vez recomiendo hacerlo tal cual, con todas las especias que indico y sin prescindir de ninguna, porque así queda realmente perfecto. Podéis añadir un puñado de nueces partidas si queréis aunque yo, en esta ocasión, no las puse.

Tiempo de preparación: 10 minutos + 40 minutos de horneado

(CS= cucharada sopera; cp= cucharada de postre; cc=cucharada de café; T=taza)

Ingredientes (unas 12-14 porciones):

  • 400 gramos remolachas peladas y hervidas
  • 1 y 1/2 T de harina integral de trigo
  • 1 T leche de avena
  • 1/3 T aceite de girasol
  • 1 CS levadura química (tipo Royal)
  • 1 cc cardamomo en polvo
  • 1 cc canela
  • 3 dátiles medjoul (opcional, dependiendo de si os gusta más o menos dulce)
  • 2 CS semillas de lino molidas
  • 6 CS agua
  • 1/8 T pepitas de chocolate
  • un puñado de nueces partidas

PREPARACIÓN:

Mezclar la harina tamizada con la levadura.

Hacer un puré con las remolachas y los dátiles y añadir a la mezcla, junto con las especias, el aceite y la leche vegetal.

A continuación, haremos los huevos de lino. Las cantidades que pongo son el equivalente a 2 huevos. Para ello, lo mejor es moler las semillas de lino previamente, mezclarlas con las cucharadas de agua y dejar reposar 5 minutos para que espese. Si no tenéis molinillo, podéis intentar batir el agua y el lino en una batidora hasta que quede bien integrado.

Añadir los huevos de lino a la preparación y mezclar bien.

Por último, agregar las pepitas de chocolate y las nueces.

Hornear a 180 °C a media altura durante 40 minutos o, dependiendo de vuestro horno, hasta que pinchéis con un palillo y no esté húmedo.

Si te gusta, ayúdame a difundir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *