Quiche vegana de espinacas y tofu

Desde hace unos días he empezado a experimentar con el tofu blando. Es muy versátil y da mucho juego para hacer salsas y cremas, cosa que no puedo conseguir con el tofu firme. Como tenía un buen manojo de espinacas frescas, se me ocurrió que podría hacer esta tarta vegana de espinacas, estilo quiche, porque es un plato que me parece muy sencillo y me encanta. Pero nos hemos acostumbrado a no tomar lácteos y no usamos la crema de leche habitual. En mi afán de veganizar todo lo que puedo, he optado por no poner huevo tampoco.

Sin embargo, esta versión la he hecho con una masa quebrada industrial, porque no me dio tiempo de preparar la mía. Aunque lo prefabricado no es nunca la mejor opción, en este caso me sacó de un apuro, porque no tenía tiempo. Si queréis la versión 100×100 casera de la masa, podéis optar por la de la receta de esta tarta de acelgas.

El gran plus de este plato es que es súper completo. Es perfecto como plato único, y contiene hidratos de carbono, proteína y verduras. Yo lo he complementado con una ensalada verde y me ha saciado bastante.

 

Tiempo de preparación: 45 minutos

Ingredientes (para 6 personas):

(CS= cucharada sopera; cp= cucharada de postre; cc=cucharada de café; T=taza)

  • 1 masa quebrada redonda
  • 600 gramos de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 250 g tofu fresco (el más blando que encontréis)
  • 8 CS leche avena (u otra leche vegetal que no esté edulcorada)
  • 2 CS semillas de lino
  • 1 CS de harina de fécula de maíz (Maizena)
  • ¼ cc nuez moscada rallada
  • 2 CS levadura nutricional (o levadura de cerveza)
  • Frutos secos para decorar (yo he usado anacardos y avellanas)

PREPARACIÓN:

Dorar los ajos picados en un buen chorro de aceite caliente y luego agregar la cebolla, también picada. Cuando haya cogido un poco de color, añadir las espinadas que habréis cortado un poco para que no sean tan largas las hojas. Salpimentar y dejar que pierdan el agua a fuego medio. Ir removiendo de vez en cuando para no se os pegue.

Para preparar la salsa blanca de tofu, primero molemos las semillas de lino.  Para ello, lo mejor es utilizar el molinillo de café, pero podéis triturarlas en un mortero aunque no quedan tan bien. En un recipiente vertéis el tofu, la leche de avena, las semillas de lino molidas, la maicena, la sal, pimienta y la nuez moscada. Lo trituráis bien hasta obtener una salsa de textura parecida a la salsa bechamel.

El un molde redondo, colocáis la masa quebrada cuya base pincharéis un poco con un tenedor. Vertéis por encima la preparación de las espinacas y cebolla, y después extendéis por encima la salsa de tofu hasta cubrir bien el relleno. Seguidamente espolvoreáis la levadura de cerveza -que hace las funciones del queso de gratinar convencional- y luego colocáis algunos frutos secos (que no estén ya tostados) para decorar vuestra quiche.

Llevar al horno 25 minutos a 200 °C (con ventilación).

¡Espero que os guste!

Quiche espinacas y tofu 300x225 - Quiche vegana de espinacas y tofu

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top