“Phoskitos” caseros

Con este blog voy “pasito a pasito a Bazar Perpiñán” (únicamente a las de mi quinta os habrá hecho un poco de gracia). Solo puedo rascar tiempo para preparar un par de posts cada semana, y a veces ni siquiera eso. Es frustrante cuando tienes un montón de cosas en la cabeza que esthernalizar, pero mi trabajo por cuenta ajena es lo que paga mis facturas. Aún así, a todas aquellas a las que os pique el gusanillo de abriros un blog, os digo que os animéis a hacerlo. No podéis haceros una mínima idea de todo lo que se aprende aquí, en esta dimensión paralela.

A mí, además de ayudarme a perfilar ideas, sobre todo de cara a mis posts sobre feminismo; y a animarme a experimentar en la cocina; me ha enseñado la leche de cosas sobre tecnología. Pensad que yo ni siquiera soy “generación digital” y a veces me da hasta vergüenza preguntar. Lo que a muchas os puede resultar intuitivo, a mí me acaba frustrando. Por lo general, cada vez que intento probar algo nuevo, necesito muchos intentos hasta que lo consigo. Suerte que soy terca como una mula y me cuesta venirme abajo.

Luego está el “qué dirán”. Es decir, detrás de esthernalizando está la Esther de siempre, a la que muchas conocéis. Y es ahí donde me digo “¿qué estarán pensando?”. Me da pánico imaginar que alguien pueda verme como pretenciosa o algo por el estilo. Entre otras cosas, porque este blog no me da ni para pagarme el hosting.

Me ocurre cada vez que me atrevo con algo diferente; por ejemplo ahora que he grabado mi primera videoreceta con voz. Síiii, CON MI VOZ. ¡Con lo deprisa que hablo y lo mal que vocalizo! No sabéis los sudores que he pasado. He tenido que repetirla unas cuantas veces, porque decía “nevera” en lugar de “congelador”. Y lo más de lo más es que le he metido hasta una INTRO, jajajaja. Cabe reconocer que algo cutre, pero me hacía ilusión, qué queréis que os diga. La música del final sorprende un poco pero es que, después de decir la última frase, se producía un silencio incómodo que había que aniquilar como fuera. La parte estética no es mi fuerte, ya lo sabéis, pero reconozco que hasta en eso he mejorado un poco.

Y se lo debo a este blog que comencé hace menos de un año. ¡Orgullosa de una misma!

Y sin más preámbulos, que no han sido pocos, doy paso a esta súper receta de pastelitos estilo phoskitos, pero en su versión healthy.

Ingredientes (para unas 9 unidades):

Para los pastelitos:

  • 6 rebanadas de pan de molde sin corteza (yo he utilizado en el vídeo blanco, pero he probado con pan integral y quedan de muerte de buenos)
  • 3 CS de Nutella vegana casera
  • 3 CS de mermelada sin azúcar

Para la cobertura de chocolate

  • 3 CS de aceite de coco
  • 3 CS de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 1/2 CS sirope de arce / o agave crudo

PREPARACIÓN:

Además del vídeo, podéis pinchar en los enlaces que os dejo a continuación si queréis ideas de cremas de avellanas y cacao y de una mermelada sin azúcar que podéis hacer con las frutas que tengáis de temporada:

Si os gusta, echadme un cable y compartid, que no cuesta money. Graaaaciasss

Si te gusta, ayúdame a difundir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top