mireia - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

Acabo de descubrir otra de las cosas lindas que tiene escribir un blog; mucho más gratificante que conseguir miles de visitas diarias. Y es que este mundo digital me permite conocer a gente muy chula, cuyos objetivos profesionales están por encima de forrarse montando una empresa. Se trata de personas que buscan una transformación social a través de sus pequeñas acciones, como es el caso de Mireia, de Kombucha la Valiente.

¿Os imagináis yendo de invitadas a casa de unas amigas y, en lugar de la clásica botella de vino, llevar una buena botella de kombucha? ¿O ir a un bar y, en vez de optar por un refresco carbonatado y cargado de azúcar, pediros “un quinto de kombucha”? Si el nombre os suena a chino no vais mal encaminadas, porque precisamente se trata de una bebida milenaria y deliciosa de té fermentado originaria de China. Por aquellos entonces, la solían llamar “el té de la inmortalidad”.

valiete sabor limon reduida 300x199 - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

Mireia y Javier son la pareja entrañable que está detrás del telón. Confeccionan sus recetas de kombucha en un pequeño obrador de Alcover, en Tarragona, desde donde sueñan -esto no me lo han dicho ellos, pero lo sé- con que el mundo sea un poco más bonito. He prometido a Mireia inventarme una receta a base de su kombucha de zanahoria y naranja, pero va a resultar complicado, porque su sabor, por sí solo, me parece insuperable.

No os la voy a presentar como una “mujer emprendedora”; ella misma rehúye de estas etiquetas que limitan nuestras estructuras de pensamiento. Es una persona especial, humilde, chispeante y natural. Como su kombucha.

Mireia, ¿Cómo y dónde nace la Valiente?

La Valiente nace en Hawaii. En 2013, llevábamos dos años en Barcelona con muy poco trabajo -y el poco era precario-, sobreviviendo en una ciudad cara si no trabajas. Así que, con mi pareja, decidimos irnos a EE. UU. con un programa de intercambio de 3 meses, aunque al final nos quedamos 2 años en Hawaii.

Quien nos alquilaba una pequeña casita en medio de un “farm” de mangos era chef especializada en cocina raw. ¡Súper autentica la mujer! Ella nos regaló nuestra primera kombucha. En EE. UU. es muy normal hacerla en casa. Allí empezó a despertar el “proyecto Kombucha”; nos volvimos con la idea y con la experiencia de visitar diferentes kombucha breweries en California.

 JavierMireia KombuchaLaValiente 300x199 - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

En vuestra página web, presentáis a la Valiente como algo más que una simple bebida. Es un producto con personalidad propia. Me encanta esta descripción que hacéis de ella:

“La Valiente habla catalán, castellano e inglés. Su misión es velar por el planeta, lo quiere entero para los nietos de sus hijos. Es autónoma, tiene la cuenta en una banca ética, es ecologista y activista cultural... Clic para tuitear

…Es vegetariana, le encanta el kale y el agua de coco, tiene un huerto en casa y hace pan al horno. Le encanta viajar, practicar yoga y artes marciales y se entretiene en hacer manualidades con material reciclado”.

Por eso, más que preguntarte ¿qué es la Valiente?, te pregunto ¿quién es la Valiente?

La Valiente es una manera de vivir y beber. Le damos vida porque no solo es una marca o un personaje, es un referente que lo puedes encontrar en tu madre, tu hermana o tu profesora; una mujer humilde, sencilla, sincera. Es una heroína, porque ya tenemos suficientes héroes en la historia. Nos inspiramos en el Capità Enciam –“los pequeños cambios son poderosos”-, pero también en mujeres como Jane Goodall o Sylvia Earle, bióloga marina que lucha por un océano limpio. Os recomiendo ver el documental “Mission Blue”. La Valiente no tiene súper poderes, pero con pequeños gestos y hábitos intenta construir una economía más humana y sostenible.

 2 MARCA 300x178 - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

¿Siempre te has sentido emprendedora?

Nos cansa un poco la palabra “emprendedor”. Al final somos autónomos, currantes de toda la vida, pero los dos hemos sido inquietos, hemos viajado, nos hemos espabilado trabajando en mil oficios y profesiones. Y eso al final te permite tener un campo de visión más amplio y ver las grietas por donde uno puede llegar a construir algo.

Para que te hagas una idea; Javier y yo nos conocimos trabajando como técnicos, rodando una película en Barcelona. En Hawaii, recolectamos café, lo secamos, lo tostamos, pintamos casas, limpiamos, cuidábamos un jardín, cocinamos las cenas de una familia, ordeñamos cabras, hicimos quesos, plantamos piñas, pelamos mangos…y vivimos en tres islas diferentes.

Trabajáis de forma artesanal, ¿necesitamos desaprender lo aprendido en materia de producción para obtener calidad?

Nuestros métodos son muy artesanales, pocas cantidades y respetando los tiempos de fermentación tradicional. Cuando empiezas a producir grandes cantidades con la ayuda de maquinaria, empiezan a desvirtuarse los tiempos y los ingredientes, y es muy difícil mantener la calidad. Respetamos a los que hacen kombucha en serie, pero nosotros apostamos por una kombucha que se aproxima a la hecha en casa. Y es muy tópico, pero está hecha con amor. Nuestros Scobys (Simbiotic Culture of Bacteria & Yeast, una simbiosis de bacterias y levadura) tienen nombre, son como nuestros hijos y jefes a la vez, ellos deciden cuándo está lista la kombucha para embotellar.

Hay kombuchas que no están hechas con el Scoby; han sintetizado el Scoby y fermentan esos “polvos” en pocos días. Nuestra kombucha pasa por dos fermentaciones y, en total, llega a un mes de fermentación. Utilizamos Scobys de verdad y fruta de verdad. No usamos extractos, ni fruta deshidratada, ni conservantes, ni esterilizantes, ni carbonatamos, ni pasteurizamos.

 lovely scoby 300x199 - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

¿Crees que es mejor centrarse en atender a las consumidoras “exigentes”, en lo que se refiere a valores y calidad, o también queréis educar en el consumo responsable a las consumidoras que no lo son?

Nosotros queremos a las exigentes y a aquellas personas con inquietudes o curiosidad. Hay mucha gente que no sabe qué es la kombucha, y explicamos con el mismo entusiasmo a alguien experto como a alguien que es la primera vez que prueba la kombucha. De esta manera, también educamos en el sabor y enseñamos a apreciar la kombucha artesana y de calidad, para saber diferenciarla con aquella que está producida como churros, churros industriales, claro. También es necesario educar en el consumo local, de proximidad, ecológico, de comercio justo, y dar a conocer empresas que tienen detrás una responsabilidad social y ambiental.

¿Cuánto tiempo os ha llevado dar forma a vuestra idea? ¿Qué ha sido lo más complicado?

Casi dos años. Seguramente, si hubiéramos sido ricos, no hubiese hecho falta más que uno. Pero este año de más nos ha servido para cocinar a baja temperatura y, a la vez, poder trabajar cada detalle con más profundidad.

Encontrar proveedores de ingredientes que fueran ecológicos, de comercio justo y que nos encajaran, no ha sido fácil. Llamé a cuatro proveedores hasta encontrar a uno que pudiera serigrafiar las botellas sin plomo.

Pero lo más complicado ha sido el papeleo. Estamos en un país donde la “burrocracia” nos come. Nos han hecho hacer muchos papeles, pagar y pagar. Poner en marcha el obrador ha sido una odisea. ¡Solo para el sello ecológico esperamos seis meses! Nos parece bien todo el control, pero luego tienes una fábrica al lado que emite unos humos que causan mal olor en todo el pueblo, y me gustaría saber si son tóxicos. ¿A ellos no les requieren lo mismo? Penoso… Solo se nos exige a los pequeños.

En el nuevo paradigma económico el foco parece centrarse más en la responsabilidad social de las empresas. Estas deben asegurar una sostenibilidad social y ambiental, y ya no se trata solamente de ganar dinero, sino que se necesita contribuir al bien común. ¿Creéis que la Valiente forma parte de este nuevo modelo de empresa, en el que vuestros principios éticos pasan por encima de los beneficios?

Sí. No sacrificamos calidad o valores por un margen de beneficio más amplio. Muchos empresarios nos decían, “si embotellas en plástico ganarás el triple”. Y les reponíamos: “Es que no puedo, me dolería el alma”.

Queremos vivir de algo que nos apasiona y hacerlo siendo coherentes a nuestros principios y manera de vivir. No venir de carreras de números no es siempre una desventaja, te hace ver esta parte más humana.

¿Habéis tenido que formaros antes de emprender vuestro negocio?

No hay una universidad de cómo hacer kombucha, ni cursos, ni módulos, como sí que los hay para hacer cerveza artesanal. Aprendimos preguntando, leyendo mucho y experimentando. Hemos tirado muchos litros de kombucha, pero así se aprende también. Y saber inglés ha sido una oportunidad, puesto que toda la información está en inglés y los expertos y brewers a quienes pudimos preguntar llevan diez años de ventaja y viven en EE. UU. También he hecho muchos cursos de formación para “emprendedores”: que si tesorería; que si márqueting digital; redes sociales; financiación…Tienes que saber de todo, claro.

¿Qué es lo mejor que nos ha dejado el pasado?

Nosotros hemos recuperado muchas cosas del pasado. Lo mejor es la kombucha, una bebida milenaria. Viene de Asia y tiene más de dos mil años. ¡Todos los alimentos fermentados son muy antiguos! Ahora ha reaparecido con la tendencia saludable, pero ha vuelto para quedarse; no es una moda. También hemos recuperado lo que hacía mi abuela: devolver la botella en la tienda para ser reutilizada. Mi abuela es la más moderna.

El pasado nos ha enseñado que seguramente no todo tiene que transformarse a nivel industrial, que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Mirar atrás es un ejercicio muy bueno para construir un futuro mejor.

Sé que suena a tópico, pero ¿hasta dónde os gustaría llegar?

También será tópica la respuesta, pero queremos ser felices; queremos vivir en paz; queremos contribuir con nuestro granito de arena, aportando una bebida que sabe bien y hace el bien. Una bebida saludable; una bebida alternativa a todas aquellas bebidas azucaradas, procesadas o con alcohol. Queremos llegar al punto en el que puedas ir a tomar algo con tus amigas y pedir una kombucha. Y, si puede ser, que sea La Valiente.

 

sabores kombucha 300x198 - Una nueva forma de vivir y beber. Entrevista a Mireia Mas Gibert, de Kombucha la Valiente

 

Si te pareces un poco a mí y esta mujer te ha acariciado el alma, desde ahora llevarás una botella de kombucha cuando te inviten a una cena. Al principio te mirarán raro, levantarán una ceja con un mohín y estudiarán la botella antes de abrirla con desconfianza. Pero el reto de la deconstrucción radica en cambiar nuestros pequeños hábitos y atrevernos con nuevas propuestas. Os aseguro que está deliciosa. Aquí tenéis el enlace a su web, donde veréis los diferentes sabores con los que trabajan y podréis hacer vuestros pedidos online.

www.kombuchalavaliente.com/

¡Gracias, Mireia!

Si te gusta, ayúdame a difundir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *