nata vegana - Fresas con nata vegana

Fresas con nata vegana

Estoy en ese momento en el que, aunque no me declare vegana, cada vez me tienta más veganizar recetas. Es todo un reto. Ello se debe, en parte, a que mi hijo no puede tomar proteína de la leche. Al final hemos acabado acostumbrándonos y, ¡qué queréis que os diga!, me sale la “vena madraza” y, si me dice que quiere fresas con nata, pues ahí estoy yo rompiéndome el coco -nunca mejor dicho porque la nata es de coco- para que tenga sus fresas con nata vegana.

Esta nata montada es perfecta. Mi amiga la probó tal cual la semana pasada y me dijo que, si no le hubiesen dicho que es de coco, ni se hubiera enterado. Y es verdad. A menudo tenemos la idea equivocada de que lo vegano sabe raro. Para las que decís que los ingredientes que suelo utilizar son difíciles de encontrar, esta vez os habéis quedado sin excusas. Esta receta es lo más simple del mundo mundial. Es mucho más saludable, más sostenible, más ética y más rica que la convencional.

fresas con nata vegana 300x225 - Fresas con nata vegana

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 lata de leche de coco de 400 ml
  • 3 CS de leche de avena (puede ser otra leche vegetal)
  • 1 CS sirope de arce / sirope de ávage u otro endulzante (preferiblemente que no sea azúcar blanco)
  • 500 g de fresas (ecológicas, a poder ser)

PREPARACIÓN:

Meter la lata de leche de coco durante unas horas en la nevera (yo la he dejado 4 horas). Pasado ese tiempo, sacarla sin agitarla demasiado. Abrirla y extraer con una cuchara solo la parte sólida que queda flotando en la superficie (me recuerda a un iceberg). La parte líquida es el agua de coco, que podéis usarla para beberla tal cual como un refresco o añadirla a algún batido.

Añadir a la crema la leche de avena y el sirope y batir  todo enérgicamente con unas barillas. Veréis que queda la textura exacta de una nata montada. Es sencillamente perfecta. Yo la he servido encima de unas fresas y os prometo que ha triunfado. Se me ocurre mil maneras de utilizar esta nata montada. Por ejemplo, para acompañar un crumble de manzana o cualquier otro bizcocho.

Si te gusta, ayúdame a difundir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *