Estofado de seitán para hoy o mañana

estofado de seitánDesde que redujimos el consumo de productos animales, hay algo que echo en falta de vez en cuando, y es un buen estofado. Hace un tiempo, mi pareja y yo fuimos a un retiro en un lugar increíble y lleno de paz. Si os apetece descansar allí, no tenéis más que coger un saco de dormir y un buen libro (opcional). No se necesita nada más, os lo aseguro. Ninguno de los dos somos budistas, pero el silencio y el contacto con la naturaleza nos sentaron genial. Fue el regalo que le hice por su cumpleaños, y es que somos así de peculiares. El caso es que, dentro del menú vegetariano que ofrecían, probé un estofado de seitán que me recordó tanto a los que tomaba con carne, que lo hemos repetido a nuestra manera en casa. Mi receta, por supuesto, no lleva guisantes -les tengo declarada la guerra a esas bolitas verdes asquerosas que he odiado desde pequeña-.

Esta receta es justo lo que pide el cuerpo en un día lluvioso y frío. Todavía sienta mejor si se acompañada de una copa de vino y de un buen con el que rebañar el plato.

Tiempo de preparación: 15 minutos + 45 minutos de cocción.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 250 g de seitán
  • 2 dientes de ajo
  • 3 zanahorias
  • ½ cebolla
  • 3 puerros
  • 2 patatas
  • 1 tomate maduro
  • ½ vaso de vino blanco
  • 200 g de arbolitos de coliflor (yo compré de colores porque me hizo gracia)
  • 2 hojas de laurel
  • 2 CS de harina de garbanzos (por supuesto, sustituible por harina de trigo u otro espesante)
  • 1 cp de pimentón picante
  • 1 puñado de pasas sultanas
  • perejil picado
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Calentar un chorro generoso de aceite en una cazuela y freír los ajos laminados. A continuación, añadir la cebolla cortada en anillos. Seguidamente, las zanahorias y los puerros en rodajas finas y el tomate pelado y a cuartos. Salpimentar y rehogar unos minutos hasta que se ablanden un poco todas las verduras. Incorporar las patatas y el seitán, ambos cortados a dados de unos 2,5 cm. Después añadir el pimentón y la harina de garbanzos. Últimamente, utilizo harina de garbanzos como espesante y alternativa a la harina de trigo. Dar unas vueltas durante un minuto, mezclando bien todos los ingredientes, pero con cuidado de que no se queme el pimentón para que no nos amargue la preparación. Verter el vino blanco sobre la mezcla. Una vez el alcohol se ha evaporado, agregar las hojas de laurel y agua hasta cubrir por completo todos los ingredientes. Ajustar de sal. Esperar a que hierva y luego dejar cociendo semitapado a fuego medio durante 45 minutos. Echar las pasas unos minutos antes de acabar la cocción. En el momento de servir, añadir un poco de perejil fresco picado.

La magia de este plato, como ocurre también con el curry, es que todavía está más bueno al día siguiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top