Cheesecake vegano sin azúcar de lima y chocolate

cheescake lima y chocolate.jpg

Esta tarta vegana sin azúcar da para muchas versiones. Cuando veáis lo fácil que es, seguro que se os ocurren un montón de variedades o ingredientes nuevos que añadir. Yo ahora quiero probar a hacerla con especias: canela, cardamomo, jengibre… Se me hace la boca agua solo de pensarlo.

El reto de esta tarta era que cuajara bien, porque lo mío con el agar-agar siempre ha sido una relación imposible. Este ha sido mi primer triunfo con este ingrediente, porque el resultado es de una textura perfecta. Si queréis animaros con esta receta tan facilísima, respetad las medidas del agar agar. Para las cantidades que indico, solo necesitáis una cucharada y media de café (LA PEQUEÑA, no la de postre, ¿eh?). Y otro detalle: yo he usado agar-agar en polvo (¡ojo!, porque si lo usáis en escamas las proporciones cambian). Que no se diga que no os lo he advertido, jajajaja 😉

 

Tiempo de preparación: 30 minutos + mínimo tres horas de reposo en la nevera.

Ingredientes (8 raciones):

(CS= cucharada sopera; cp= cucharada de postre; cc=cucharada de café; T=taza)

Para la base:

  • 100 g copos de avena integrales (si podéis encontrar la versión sin gluten, mejor)
  • 3-4 CS aceite de coco
  • 5 dátiles
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:

  • 200 g anacardos (remojados previamente 6 horas)
  • 300 ml leche avena
  • 3 CS sirope de arce
  • Zumo de 1 lima
  • Ralladura de 1 lima
  • 1,5 cc almidón de maíz
  • 1,5 cc agar-agar en polvo

Para la cobertura:

  • ½ T cacao en polvo 100% (sin azúcar)
  • ½ T aceite de coco
  • ¼ T sirope de arce

PREPARACION:

Picamos todos los ingredientes de la base juntos, hasta obtener una pasta. Extender sobre un molde desmoldable (el mío de 22 cm), previamente engrasado o protegido con papel de hornear. Presionar bien con las manos o con una cuchara hasta que no queden huecos y quede una base bien compacta.

Hornear 15 minutos a 180 grados.

Disolver el agar-agar y el almidón de maíz en 100 ml de leche.

Calentar los otros 200 ml de leche en un cazo. Cuando arranque el hervor, agregar los 100 ml restantes. Mientras hierve, remover durante 8 minutos.

Pasados los 8 minutos, agregar a la preparación el sirope de arce, el zumo, la ralladura de la lima y los anacardos bien escurridos. Triturar bien y verter inmediatamente sobre la base de la tarta que ya hemos horneado.

Dejar enfriar un poco a temperatura ambiente y luego llevar a la nevera hasta que cuaje (mínimo unas tres horas).

Para preparar el chocolate de la cobertura necesitamos primero que el aceite de coco esté líquido. Si es verano, quedará líquido a temperatura ambiente. Si no, basta con calentarlo unos pocos segundos en el microondas a baja potencia. Luego le agregamos el cacao y el sirope de arce. Mezclar todo hasta que no queden grumos.

Yo lo extiendo sobre una bandeja cubierta con papel de horno. No hace falta que quede ninguna forma perfecta, porque luego lo vamos a romper. Metemos la bandeja en la nevera unos 15 minutos para que solidifique bien, y luego lo rompemos en trocitos y los colocamos por encima de la tarta.

Como os he dicho, se me ocurren mil formas de hacer esta tarta. Entre otras, podemos optar por la versión más clásica del cheesecake, haciendo una cobertura de frutos rojos. Para las más golosas, podríamos sustituir el zumo de lima por un poco de cacao en polvo y vainilla.

No dudéis en enseñarme vuestras creaciones.

cheescake lima y chocolate 3.jpg

Si te gusta, ayúdame a difundir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *